Por qué trabajar en Alemania se está en vías de ser un país pobre

Trabajar en Alemania - Artech Digital
Escrito por:
Compartir

En ocasiones los jóvenes emprendedores no lo piensan dos veces a la hora quemar las naves para trabajar en Alemania, considerado por muchos como el país más rico de Europa.

Uno de los principales atractivos para migrar a tierras germanas es el salario. Mientras que en España el sueldo mínimo interprofesional se ubica en unos 900 € mensuales, en el país germano ronda los 1.557 € al mes. Es decir, más de 18.000 € al año.

No obstante, el Instituto de Ciencias Económicas y Sociales (WSI), de la Fundación Hans Böckler, tiene otra óptica de ese paraíso laboral. Los alemanes dependen en su gran mayoría de sus ingresos mensuales y sin ellos acabarían rápidamente en la pobreza, refiere un estudio elaborado por la fundación.

Puedes leer: IOTA Qubic ya se aproxima a dar inicio a sus pruebas piloto

Justo cuando Alemania se consolida como la economía más poderosa de la Unión Europea y se ubica como la cuarta más importante del globo, un 20% de los alemanes está al borde de la pobreza. Pero cómo se explica esta contradicción. Entonces la realidad indica que trabajar en Alemania no resulta tan apetitoso como muchos piensan.

Para Anke Hassel, directora del WSI, los alemanes con menores ingresos no disponen de muchas reservas financieras. Tal vez por ello el 60% de las parejas vive como inquilinos. Solo alrededor del 40 por ciento de la gente vive en una casa propia.

Trabajar en Alemania no es tan atractivo

Para los economistas las perspectivas de crecimiento y el mercado laboral lucen favorables. No obstante, la brecha entre los más ricos y los de menores ingresos se ha abierto aún más en los últimos años, sostiene el informe del WSI. Según el instituto, se trata de un “certificado de pobreza para Alemania”. Por lo pronto trabajar en Alemania no resulta tan atractivo.

Trabajar en Alemania - Artech Digital

La desigualdad y la exclusión dejaron de ser características comunes de las naciones en vías de desarrollo. En Alemania casi una de cada cinco personas se encuentra en una situación precaria. Así lo valora la Oficina Federal de Estadística germana, con sede en Wiesbaden.

«El riesgo de pobreza va en aumento. En algunas regiones, simplemente no hay esperanza de un futuro mejor. La desigualdad ha aumentado», señaló Johannes Becker, director y profesor del Instituto de Economía de la Universidad de Münster.

Mientras tanto como sombrío describen el panorama para los jubilados mientras millones viven de los subsidios del Estado. Los trabajadores sobreviven en condiciones laborales inestables responsabilizan a la Agenda 2010. Se trata de un paquete de reformas sociales y laborales que creó el excanciller Gerhard Schröder.

Puedes leer: Google Stadia podría predecir tus movimientos para reducir el lag

Para algunos, estas normas permitieron la reactivación de la economía alemana. Sin embargo, para otros tales medidas generaron recortes en las prestaciones sociales y promovieron la flexibilización del mercado laboral. Por ello grandes empresas comenzaron a subcontratar empleados.

La otra cara del milagro alemán

Según un informe de la Federación Alemana de Sindicatos, más de 13 millones de personas deben ser consideradas como pobres. Detrás de la aparente y confortable situación social, las confederaciones de trabajadores se quejan.

Las asociaciones sociales insisten en señalar que mantienen un nivel de pobreza insoportable. La federación sindical sostiene que más de 13 millones de personas deben ser consideradas pobres. La otra cara de una sociedad opulenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SpainUSA