El momento ha llegado, construye tu propio Superordenador casero

Superordenador - Artech Digital
Compartir
  • 4
    Shares

Cuando hablamos de “superordenador”; nos imaginamos enormes máquinas, que ocupan pisos enteros, pero resulta que un superordenador también puede ser un conjunto de chips comprados en una tienda china, e incluso millones de núcleos, cada uno con su propia memoria y almacenamiento.

Estos equipos tienen  la capacidad de repartir  el trabajo con procesos en paralelo, para terminar lo antes posible; uno de los grandes desafíos es crear el software que controle todo eso.

Wei Lin pone en práctica su idea de Superordenadores

Wei Lin, un usuario de GitHub; ha creado un sistema de cola de tareas en sistemas distribuidos que nos permite crear nuestros pequeños superordenadores personales.

Proyecto Broccoli

Broccoli es un proyecto desarrollado por Wei Lin; y su objetivo no es otro más que permitir a los usuarios mojarse los pies en las aguas de los clústeres conectando varios ESP32; aprendiendo sus detalles esenciales en el proceso.

Además, es importante tener en cuenta el rendimiento neto de un ESP32; ya que no es muy grande, y la situación no cambia de manera drástica si conectamos algo así como media docena; pero el perfil oficial de Broccoli en GitHub presenta algunos ejemplos de funcionalidad básica.

Para demostrarlo, Wei Lin ha partido de uno de los “ordenadores” más baratos que podemos conseguir: seis chips ESP32; que cuestan unos siete dólares cada uno. Ha conseguido unirlos y hacer que trabajen en consonancia para realizar los trabajos que reciben; Broccoli se encarga de dividir las tareas y asignarlas a los diferentes sistemas.

Aunque Broccoli sólo tiene un uso muy específico; su código y la idea de la que parte podrían aprovecharse en otros proyectos; y así puede que haya empezado la era de los superordenadores caseros.

Es decir que si te atrae la idea de conectar varios ordenadores; para combinar su capacidad en un entorno más experimental, este es uno de los mejores momentos para hacerlo. Con el ejemplo de Wei Lin y “Broccoli” es más sencillo ser creativo.

Fuente / Omicrono


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *